PEDRO ARA

A las ocho de la mañana del 27 de julio de 1952, el cadáver de Evita era ya definitivamente incorruptible, pero aún quedaba vestirla, peinarla y devolverle la belleza a la que tenía acostumbrados a los argentinos.

pedroar2

El doctor dejó pasar entonces a la modista, que durante toda aquella noche estuvo preparando el vestido color marfil que vestiría Evita, y al peluquero, Julio, que se presentó así ante el médico: “Profesor, yo soy don Julio. Conocí a la señora cuando era todavía una niña. Seguí su carrera, la acompañé siempre en las campañas artísticas de su primera juventud. Durante todos estos años de Gobierno tuve el honor de ser el primer visitante de la mañana, cuando aún no era de día. Nadie más que yo compuso sus peinados. La seguí en todos sus viajes. Fui a España con ella. Era una mujer extraordinaria… ¡Si yo le pudiera contar…”. Más de una hora empleó el peluquero en realizar el último peinado de Evita, no sin antes cortar un largo mechón de pelo que quería guardar la madre de Eva Duarte.

El médico estaba a punto de colocar entre las manos de Evita el rosario de plata y nácar que le regaló el Papa, cuando entró en la habitación una de las doncellas para cumplir uno de los deseos de su señora: “Doctor, ayer, poco antes de entrar en la agonía, me dijo la señora que en cuanto muriera le quitara el rojo de las uñas y se las dejara con brillo natural. ¿Puedo hacerlo, doctor?”.

Evita ya estaba lista para ser expuesta, pero quedaba un pequeño detalle. Según relató Pedro Ara, antes de que los funcionarios soldaran la parte metálica del féretro, introdujo por los huecos y entre las ropas de la fallecida gran cantidad de unos comprimidos de fuerte y característico olor. “¿Qué es eso, profesor, si se puede saber?”, preguntó el general Perón. El médico le explicó que aquello servía para expulsar el aire del interior del ataúd, sustituyéndolo por una atmósfera que hace imposible la vida de cualquier clase de microbios o de insectos. Perón continuó preguntando: “¿Cuánto tiempo se podrá conservar sin descomponerse?”. Y el doctor Ara siguió sacándole de dudas: “Si la dejáramos así, iría desecándose paulatinamente hasta la total momificación, pero es absolutamente imposible que se descomponga”.

Cadáver momificado de Pedro Ara-1953-55

Perón le hizo entonces partícipe a Pedro Ara de sus intenciones. Le dijo que, como el pueblo querría verla durante algunos días, tras la exposición de Evita la trasladarían a la sede de la Confederación General del Trabajo (CGT), donde instalarían un laboratorio para que el médico trabajara con el cuerpo de Evita hasta que el monumento estuviera terminado. Perón pretendía que Evita mantuviera un aspecto impecable por los restos de los restos, se tardase lo que se tardase y costase lo que costase.

El forense intentó disuadir al general Perón, conocedor de la inestabilidad política que vivía el país y sabiendo que la sede de la CGT era un centro de lucha social. No sirvió de nada, porque Perón fue contundente: “Mi mujer dispuso que sus restos mortales fueran depositados en la CGT hasta su traslado a la cripta del monumento, y yo voy a cumplir exactamente los deseos de mi esposa. No tiene usted más remedio que trabajar en la CGT. El ministro de Obras Públicas dispondrá la transformación de la parte de edificio que usted crea más adecuada para su laboratorio. Los hombres que en vida custodiaron a mi mujer están desde hoy a las órdenes de usted. Nadie se opondrá a lo que nosotros acordemos. Todos allí le ayudarán si usted los necesita, pues los obreros adoraban a mi mujer. No pasará nada, más si el destino nos reserva una catástrofe, mejor que sea allí, cumpliendo plenamente su voluntad”.

Aquí comenzaron los problemas de Pedro Ara, porque, sin saberlo, habría de convertirse en el perpetuo vigilante y responsable de Evita durante los siguientes tres años.

62099962-evas-journey

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s