JUAN GOYTISOLO

Cuando me adentré por primera vez en el Barrio Chino en 1949 de la mano de un compañero de Universidad aficionado como yo a los libros y experto en las zonas desaconsejadas de la ciudad, La Criolla y los bares en los que anidaba la especie maldita no existía ya.

La red de callejuelas que se extendía del Portal de Santa Madrona a la Calle del Carme albergaba tan sólo numerosos prostíbulos a cinco pesetas por ficha y la miseria reinante no debía diferir mucho de la que conoció Genet.

El célebre burdel de Madame Petite, en el que posiblemente se inspiró al componer Querelle de Brest (“La Feria” de Madame Lysiane), era una sombra de sí mismo, y la progiene de las execradas en público (y apreciadas por algunos en privado) ocultaba su maquillaje, abanicos, peinetas y faralaes a los ojos del ciudadano “decente”.

GENET EN EL RAVAL

Galaxia Guttenberg, 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s